en Social Media

Refresca tu caché social

La caché en redes sociales nos ayuda a compartir nuestros contenidos poniéndoles la mejor cara. Pero, ¿qué pasa cuando a Facebook, Twitter o LinkedIn no les da la gana de coger la foto o descripción que nosotros queremos? Para resolver este conflicto hemos de lidiar con la caché en redes sociales. Desde borrarla y volverla a generar hasta trucar la URL, vamos a desgranar las soluciones a este problema.

cache en redes sociales

Seguro que estás familiarizado con el término caché. Se trata de una memoria temporal que se almacena de modo que una aplicación pueda acceder más fácilmente a esos datos en el futuro.

Desde que navegamos por Internet la caché se nos ha manifestado en los navegadores, guardando información en el disco duro. Pero esta ventaja de carga a veces también da problemas y no es raro que nos hayan sugerido alguna vez “vaciar la caché” si una web no nos funciona como debería, ya sea refrescando con el F5 reiteradas veces o borrando en las opciones del navegador.

El concepto de caché en redes sociales tiene que ver con lo que conocemos como miniaturas (thumbnails). O sea, la previsualización que una red social muestra de los contenidos web (enlaces) que en ella se publican. Las redes sociales toman una instantánea de ese artículo la primera vez que se comparte, para usarla las sucesivas veces que sea compartido, agilizando el proceso.

Pero, exactamente igual que con la caché de un navegador, la caché en redes sociales a veces se atasca y no se comporta como a nosotros nos gustaría. Especialmente irritante cuando queremos que nuestros contenidos se vean bien, ¿no? Vamos a ver cómo forzarla para que juegue en nuestro equipo.

 

La caché en Facebook: El depurador

Facebook cuenta con su propio sistema Opengraph para catalogar el contenido y controlar cómo se previsualiza. Lo que sucede es que las etiquetas de Opengraph están a menudo automatizadas, ya que rellenarlas todas cada vez que creamos un contenido sería muy trabajoso.

Se supone que Facebook toma automáticamente parámetros como el título, la descripción o la foto destacada. Pero a veces no lo hace. O a veces la caché antigua prevalece aún después de hacerle cambios importantes a nuestro artículo. De modo que si yo publico “Actualiza tu cache social” y después lo cambio a “Refresca tu caché social”, cambiando el verbo e introduciendo una tilde, es posible que en la miniatura siga apareciendo “Actualiza tu cache social”.

Otro fallo habitual suele ser con las fotografías, que exista una foto en el artículo pero no la detecta automáticamente. Entonces toca forzar a Facebook para que vuelva a escanear el contenido y así la reconozca.

En resumen, siempre que exista una falta de concordancia deberemos refrescar esa caché de Facebook. Pero como publicar cosas y borrarlas para hacer pruebas es una práctica que penaliza el alcance, hemos de recurrir a una herramienta de Facebook: el depurador de errores de contenido compartido.

https://developers.facebook.com/tools/debug/

Tan sólo pegamos el enlace a comprobar y observamos el resultado.

Al comienzo nos puede hacer algunas advertencias que conviene subsanar en nuestra web, pero no tienen por qué ser vitales.

A continuación nos muestra la información que Facebook tiene de nuestro enlace. O sea, la caché. Nótese que aparece la fecha en que Facebook recabó esos datos, es decir, esa información no es la de nuestro enlace a día de hoy, es una “instantánea” antigua de nuestro contenido, generalmente del día en que se publicó en Facebook por primera vez.

Nuestro contenido no tiene por qué haber cambiado, así que a menudo no debemos hacer nada. Pero si no estamos conformes, pincharemos en el botón “Volver a extraer” y la herramienta escaneará el enlace de nuevo. La información nueva que aparezca, será la que saldrá cuando publiquemos ese enlace en Facebook a partir de ahora. ¡Arreglado!

facebook cache

La caché en Twitter: El validador

Si tienes un error similar en Twitter, debes recurrir a su propia herramienta. Twitter no tiene Opengraph, pero controla sus miniaturas con las Twitter Cards, que tienen sus propias etiquetas.

La herramienta de Twitter para previsualizar tus enlaces es el validador cuyo enlace te dejo a continuación. Es algo distinto y más escueto que el de Facebook.

https://cards-dev.twitter.com/validator

Tras escanear tu enlace lo primero que te dirá es para qué tipo de miniatura está validado tu artículo. En otro artículo ya tratamos los tipos de Twitter Cards y cómo implementarlas en tu sitio, así que te animo a leerlo si tienes dudas en este aspecto.

A continuación te generará la miniatura (del tipo antes indicado) para tu enlace. A diferencia de Facebook, si no estás conforme con el resultado tal vez tengas que conformarte, pues es posible que Twitter no renueve tu miniatura hasta que pasen 7 días.

twitter cache

La caché en LinkedIn: El truco de cambiar el enlace

A LinkedIn no parece importarle mucho que sus usuarios tengan real control sobre la miniatura. Esto es preocupante, porque hay cientos de consultas en Google preguntando cómo refrescar la caché de LinkedIn, que también parece durar en torno a la semana.

En principio para LinkedIn la única forma de obtener una nueva caché es el truco de engañarle con el enlace. Algo que por otro lado funciona en Facebook y Twitter también cuando no nos queda otra opción. En el caso de LinkedIn no es el último recurso, sino prácticamente el único.

Es importante saber que las cachés funcionan sobre enlaces, no sobre contenidos. Es decir, en el momento que el enlace cambia, aunque se refiera al mismo contenido, la caché cambia. Esto deja un pequeño recoveco y si la caché de nuestro enlace principal se queda bloqueada, podemos usar uno secundario. Usaremos tácticas como estas:

  • Incluir al final de la URL caracteres que no influyan en la carga pero fuercen una nueva caché. Por ejemplo “?1” o “&1”  -> reydefine.com/twitter-cards?1
  • Editar el artículo y cambiarle la url, algo sólo recomendable cuando aún no hemos difundido en ninguna otra parte.
  • O también podemos usar un acortador de URL como bit.ly.

Como alternativa para LinkedIn, aunque es triste tener que estar andando así, tenemos la opción de enviar los parámetros de forma manual. Aquí te dejo un ejemplo con uno de mis artículos.

https://www.linkedin.com/shareArticle?mini=true&url=reydefine.com/seo-para-youtube/&title=Guía SEO para Youtube, optimiza tus vídeos para buscadores&summary=Guía SEO para YouTube. Aprende a optimizar tus vídeos de Youtube para obtener un canal más profesional que destaque en los buscadores.&source=reydefine.com

En el ejemplo de este enlace, rellenamos manualmente los parámetros “url”, “title”, “summary” y “source”. Es decir, indicamos nosotros mismos cuál es el enlace, el título, la descripción y la fuente que queremos que aparezcan. Si necesitas usarlo, tan sólo sustituye mi información por la de tu enlace y listo.

También puedes compartirlo si quieres 😉

 

Chapucillas al margen ten en cuenta que, si tu problema con la caché en redes sociales es persistente e incluso te pasa con diferentes artículos, hay algo mal configurado en tu web y tendrás que encontrarlo. Pero la mayoría de las veces un simple refresco en la caché social de tus artículos, te sacará del apuro

Deja un comentario

Comentario

    • Gracias Xavi,

      Me alegro de que te haya sido de utilidad. La verdad es que las redes a veces son un poco puñeteras con este tipo de asuntos. 😉