en Comunicación

Cómo actuar ante el plagio online; haciendo frente al copión

¿Has detectado un plagio y no sabes qué hacer? ¿Quieres saber cómo atajar la picaresca online en cuanto a la copia de contenidos? Pues sigue leyendo, porque vamos a abordar cómo actuar ante el plagio online, minimizando el daño que éste pueda causarnos.

cómo actuar ante el plagio online

Contenido duplicado es cualquier contenido repetido en diferentes URLs. Puede ser interno, dentro de tu propia web (a menudo por problemas técnicos) o externo, cuando alguien te está copiando el contenido. Vamos a hablar de esto último, que está a la orden del día y te podría estar pasando aún sin sospecharlo.

No estamos aquí hablando de un tema de copyright o de ser celoso de tu contenido (que estarías en tu derecho). La cuestión es que es, además, un problema SEO, una razón muy poderosa para actuar ante el plagio online de forma contundente. Google quiere ofrecer resultados relevantes y por ello filtra el contenido repetido o muy similar en sus búsquedas.

Y pensarás, genial, entonces si me copian, Google lo filtrará, ¡problema solucionado! Pues no es tan fácil, veamos.

 

Algunos facts sobre el contenido copiado

  • Google considera que las webs con mucho contenido duplicado son de baja calidad. Ese contenido pasa a no ser relevante y por tanto, se penaliza en las búsquedas.
  • Aunque Google tiene herramientas para detectar una página spammer descarada, si una web copia contenidos de forma más sutil y consigue indexarlo antes que tú o en un dominio con más autoridad que el tuyo, tú serás considerado la copia, en vez del original.
  • Si te copian un artículo entero, imágenes incluidas, es probable que te estén haciendo hotlinking, o dicho de otra forma, mostrar en su web imágenes que tú alojas, robándote también ancho de banda.

De lo dicho antes sacamos que, si tienes un blog serio y has hecho caso a muchos de los consejos que en Reydefine suelo ofrecer sobre cómo crear buen contenido, interesante, útil, frecuente, etc. tienes poco riesgo de que un ladrón de contenido consiga copiarte y llevarse él la gloria SEO.

Esto es porque un blog copiota, necesitaría tener más autoridad que tú, publicar el contenido muy rápido y aún con eso, evitar que Google se diera cuenta de que todos sus artículos son copiados de algún sitio (no creerás que eres tan importante para que sólo te copien a ti, ¿no?).

 

meme plagio online

Si tan sólo supiera el autor de la cita… 😉

Diferentes formas de que te copien

Cada autor es un mundo y cada forma de copiar su contenido, también. Por eso, puede haber muchas combinaciones a valorar según el caso. Desde el que no quiere que le copien nada, hasta el que lo está deseando. Vamos a presentar 4 escenarios:

  • Trozo de artículo con fuente y link. Si la atribución es correcta, podríamos hablar de algo positivo para nosotros. Es decir, si en el blog se nos cita como una autoridad y nos enlaza a nuestro artículo completo sobre ese tema, todo genial.
  • Trozo de artículo sin fuente. No es muy preocupante en términos SEO, pero sí conviene darle un toque diciéndole que se corte un poco y que si quiere copiarte párrafos, que te ponga un enlace. Más que nada para que no piense que puede copiarte cuando le apetezca, impunemente.
  • Artículo entero nombrando autoría y enlace. En este caso hay que evaluar la situación. De entrada, estás en todo tu derecho a que te lo borren. Pero si por ejemplo el contenido de tu blog es Creative Commons, esta práctica es perfectamente legal. Si quien te copia el contenido lo ha hecho entendiendo tu licencia, normalmente será razonable y atenderá a tus peticiones, por ejemplo que hagas la fuente más visible o que cambies un enlace por otro que a ti te interesa más.
  • Artículo entero atribuyéndose la autoría. Esto puede ser por omisión (no citarte como fuente ni enlazarte) o aún echándole más morro, firmándolo a su nombre. Y te toca tomar cartas en el asunto sí o sí.

Ya ves que no todo es blanco o negro y valorar cada situación es importante para ver cómo actuar ante el plagio online del que estás siendo víctima.

Como colofón a esta casuística toca desmentir un mito. Muchos piensan que poniendo un enlace se puede copiar y ya está, como quien cita una frase de Steve Jobs. No confundamos, el enlace de vuelta es una medida de cortesía, pero nosotros como bloggers estaremos siempre sujetos a lo que el autor original nos diga. Para ser más concretos, si usamos parte del texto de un autor tal cual y nos contacta para que lo quitemos, debemos hacerlo o exponernos a que se tomen medidas legales contra nosotros.

Ahora, vamos a ponernos en el caso más grave, es decir, que nos copien un artículo de arriba a abajo “olvidándose” de la autoría. Tenemos una serie de medidas que podremos tomar en este orden.

 

Actuar ante el plagio online paso por paso

1. Contactar con el “autor”

Si puedes arreglar las cosas de tú a tú con quien te ha copiado, es lo mejor. Quizá ha sido una equivocación o un desconocimiento de las leyes. En Internet muchos actúan con esa ligera picaresca de copiar mientras nadie se queje, por eso es importante primero dar un toque de buenas. La mayoría de la gente simplemente te dará la razón, pues no entiende las implicaciones que puede haber detrás.

Si puedes, hazlo mediante email o mensaje privado en redes, se entiende que te de un calentón y pretendas hacer algo drástico como humillarlo en redes sociales pero no tienes nada que ganar con eso. Si no encuentras el contacto en su web, puedes probar a hacer un whois, que consiste en buscar los datos de registro del dominio y debería darte un email (si no está anónimo).

Sé tajante en tu petición y en tus motivos, pero sin ser borde, te interesa arreglar la situación, no echarle algo en cara para aliviar tu enfado. Hazle entender que es malo para ti, pero también malo para él, pues Google le puede penalizar.

 

2. Avisar a sus lectores

Es posible que te hagan caso omiso, así que esperando un tiempo prudencial, ya puedes hacer acto de presencia en los comentarios públicos de la entrada o de su publicación en redes sociales y dejar constancia, con buenos modos, de que ese contenido es tuyo y lo están utilizando a tus espaldas. Incluye el enlace original para que sus lectores lo puedan comprobar. A nadie le gusta seguir a copiones, así que esto podría perjudicar su imagen.

En este punto una estrategia muy divertida que hicieron en miposicionamientoweb.es  para un caso bastante heavy es aprovecharse del hot-linking que hacen de tus imágenes para trolearles un poco. ¡Qué satisfacción! Eso sí, no te olvides de cambiar la imagen en tu web para que el troleo no te afecte a ti.

 

3. Reclamarlo a Google

Una vez fallado el enfoque personal, nos quedaría denunciarlo a Google como infracción de derechos de autor. Se hace rellenando este formulario y denunciaremos una infracción por formulario. Es decir, si un blog nos copia 5 artículos, rellenaremos 5 formularios. En ellos proporcionaremos los datos necesarios para que Google tome su decisión así que procura explicarte bien y contando cosas relevantes para el fallo de Google, no lloros ni batallitas.

Google te contestará por e-mail para informarte de si acepta la reclamación y elimina la web infractora de los resultados de búsqueda.

 

4. Recurrir a la ley

Raro será que tengas que recurrir a esto y no se lo deseo a nadie, pues ya conlleva un derroche de tiempo y energía que no compensa a menos que te la estén haciendo muy gorda. El caso es que puedes denunciar el delito de plagio porque, por drástico que parezca, tu contenido está protegido por derechos de autor.

 

meme actuar ante el plagio

Porque no todos los superhéroes llevan capa…

Tips anti-ladrones de contenido

Hay que admitir que bastantes preocupaciones tenemos ya como bloggers para además tener que andar haciendo de policía de nuestros contenidos. Por falta de tiempo, seguramente no chequeemos si nuestro contenido ha sido copiado muy a menudo, lo que dificulta actuar ante el plagio online.

Constatada esta realidad, no está mal que implementemos algunas estrategias que dificulten el trabajo de los copiones, como por ejemplo:

Introduce enlaces internos en tus artículos

Tus artículos deberían siempre incluir enlaces a otros artículos de tu blog, porque es positivo para una buena indexación y porque lo lógico es que en tu blog hables de temas relacionados entre sí. Pues esto también es positivo como defensa ante la copia. Hay webs que copian tu contenido automáticamente de arriba a abajo y por tanto, también tus enlaces. De este modo, al ver que te enlazan desde esa página les podrás descubrir con facilidad.

Deshabilita el hotlinking

El citado hotlinking, o uso de imágenes de tu hosting se puede deshabilitar desde las opciones de tu hosting. De este modo cuando pretendan copiarte un artículo de arriba abajo las imágenes no aparecerán. Así no te consumirán ancho de banda y de paso la copia les quedará un poco más fea.

Escribe personal

Otra forma de “afear” el contenido copiado es tener un estilo personal a la hora de escribir. Los posts más asépticos e impersonales les vienen geniales a quienes copian posts. Si el artículo parece corporativo y podría ser escrito por cualquiera, dará el pego en su web. Si denota personalidad, un estilo humano, complicidad con tu audiencia, etc. será muy evidente para quien lo lea que ese artículo no les pertenece.

Flexibiliza tus licencias

Flexibilizar tus licencias te evitará disgustos. Es casi una utopía pretender que nadie te copie nada nunca, así que proponer que te puedan copiar con una correcta atribución y siempre según tus propios términos, será bueno también para tu salud mental. Entra aquí para saber cómo funciona Creative Commons.

 

En definitiva, el plagio online es un mal de la creación de contenidos, pero nunca va a desaparecer, así que quejarse y no actuar no sirve de nada. Con estos consejos te será mucho más fácil prevenir y actuar ante el plagio online, un mal del que ningún redactor web o blogger está a salvo.

Deja un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.