en Comunicación

Emoji marketing, poniendo cara a tu social media

Los emojis son la tabla de salvación que muchos community managers estaban esperando. Estos simpáticos símbolos se han hecho un hueco en nuestras vidas y el social media los ha abrazado con entusiasmo, dando lugar al emoji marketing. Si aún no has descubierto su potencial, va siendo hora. ¿Aún crees que los emojis son cosa de niños?

emoji marketing

Ya sabemos lo importante que es la parte visual en la comunicación. Más allá de manidas frases hechas, una imagen capta la atención mejor que un texto porque nuestro cerebro está hecho así. ¿Y si unimos imagen y significado en pequeños iconos que se usen independientemente del idioma? Te presento a un amigo inseparable del social media, el emoji.

En un panorama de sobreinformación en el que leer nos cuesta cada vez más, los emojis junto a sus hermanos los gifs animados son un punto de ancla que ayuda a procesar la información más rápido y a detectar la emoción que el autor ha querido darle al mensaje. Con semejantes beneficios, que podamos hablar de emoji marketing, no sorprende.

Por cierto, se pronuncia “emoyi”.

 

Nacimiento y auge del emoji

Poco imaginarían en Japón cuando crearon el primer emoji hacia finales de los 90, que estaban sentando las bases para un lenguaje de ideogramas que conquistaría el mundo. Nació como un fenómeno local, basado en aspectos de la cultura nipona, pero con la llegada de los smartphones muchos caracteres fueron incorporados al estándar Unicode para ser utilizados en servicios de mensajería electrónica. Hoy están ya por todas partes.

Es fácil ver los emojis como algo divertido, pero hay mucho más detrás. Pueden ser pistas visuales para transmitir mejor un mensaje, pinceladas de personalidad para una marca o insospechados reclamos para vender. Y esto es, claro, lo que le interesa al emoji marketing.

 

Los emojis funcionan

¿Quieres cifras? Bien, según Hootsuite, la inclusión de emojis en Twitter resulta en un incremento del engagement del 25,4% respecto a los tweets sin ellos. En Facebook, los posts experimentan una subida del número de likes del 57% y del 33% en comentarios y compartidos. En Instagram son de uso cotidiano y su presencia en los asuntos de los emails provocan una mejora de un 20% en las tasas de aperturas.

En efecto, los emojis funcionan y en varios soportes, pero si los usamos a la ligera o podrían realizar el efecto contrario al deseado.

 

Conoce los emojis para evitar el “backfire”

Antes hemos hablado de su nacimiento, pero para usar bien un emoji hemos de saber qué es. Un emoji es un ideograma adaptado al sistema de caracteres Unicode. A efectos prácticos, un emoji sería como una letra que podemos copiar y pegar o insertar desde nuestro teclado si está configurado para ello. Eso por el lado técnico.

Ahora bien, es importante conocer su idiosincrasia. Los emojis representan objetos y conceptos universales, pero a su vez, su significado está relacionado con el uso que los internautas ya le estén dando. Aquí entra en juego la relación con el mundo de los memes de Internet, de lo que conviene estar al tanto para no quedarse fuera de juego. Así, existen emojis aparentemente inocentes con connotaciones sexuales, por ejemplo la berenjena (🍆), que incluso Instagram quiso banear.

Por ello tienes que estar seguro de lo que los emojis suscitan en quien los lee y no usarlos simplemente a tu gusto. Cuidado o parecerás un advenedizo de los emojis lo que te hará muy poco cool.

mr burns jimbo uso del emoji marketing

Así te van a ver si usas los emojis mal.

 

Emojipedia y el corta y pega

Como el emoji es un lenguaje que viene de los mensajes de texto, su uso más natural se hace desde el teclado del móvil. ¿Qué ocurre si quieres usarlos desde tu ordenador en tus campañas de redes sociales? Para ello puedes dirigirte a Emojipedia. Este sitio no es tan cómodo, deberemos buscar el emoji y pegarlo en nuestros mensajes como si fuera cualquier otro tipo de texto.

Pero a cambio, podremos previsualizar cómo se ve nuestro emoji en las diferentes plataformas, algo súper interesante pues hay emojis que cambian mucho de aspecto y por tanto significado. Sin ir más lejos el famoso emoji que en España se conoce como “la flamenca de Whatsapp” (💃) es un emoji que, depende de la plataforma, se puede ver como una bailarina más folclórica o más clásica e incluso como un chico. Un ejemplo clásico fue el emoji sonriente cuya versión anterior de Apple suscitaba dudas sobre si era positivo o negativo. Hoy ya está subsanado.

disonancia emoji

Son sólo anécdotas para estar alerta, pues quizá no siempre seamos conscientes de qué emoción estamos trasladando.

 

Emoji marketing y precauciones

Si los emoji pueden ser un gran aliado de tus comunicaciones, hay que saber utilizarlos y atender a estos conceptos.

  • Mesura: No me refiero a que sólo puedas usar un emoji por tweet o uno cada X actualizaciones. Para nada, la cuestión es que no debes hacer que un uso excesivo de emojis haga caer tu mensaje en lo infantil. Los emojis utilizados de forma pertinente, aportan mucho. Si los pones “por hacer bonito”, restan.
  • Barrera cultural: Si bien es cierto que uno de los objetivos del emoji es la universalidad, no debemos olvidar que hay signos que se entienden diferente en distintas culturas. Esto no debería ser gran problema para la mayoría de públicos objetivo.
  • Barrera de edad: Es innegable que, por lo general, a un chico de 20 años un emoji le resulta un lenguaje más natural que a uno de 50. Por ello un perfil de empresa que se dirija a público de edad más avanzada, tendrá más dificultades para encajar el emoji en sus acciones con buenos resultados. La mejor práctica es no arriesgar, los emojis más usados son los que mejor entiende todo el mundo.
  • Naturalidad: Un buen uso de los emojis es espontáneo. Los emojis nacen en el entorno de las conversaciones privadas, coloquiales y su objetivo en el marketing es humanizar la marca. Es desenfadado y por eso funciona. Calcular demasiado el uso de emojis, de modo que acaben como tics robóticos y previsibles no es aconsejable.
  • Creatividad: Aquí es donde entras tú. Los emojis no tienen por qué ser un mero acompañamiento al texto. Por ejemplo puedes invitar a tu audiencia a usar emojis para enviarte feedback. Domino’s Pizza lanzó una campaña por la que sus clientes podían pedir via Twitter usando el emoji de pizza 🍕y el hashtag #EasyOrder. Si el emoji trata de buscar complicidad con la audiencia, qué mejor que involucrarles en su uso.
  • Contexto: Es evidente que la situación determina el mensaje. Puedes anunciar un excitante nuevo producto usando emojis, pero has de saber cuándo no usarlos. Por ejemplo no vas a gestionar una crisis con un usuario descontento con emojis, pues corres el riesgo de que piense que no le estás tomando en serio. Hay que pensar en la audiencia, el medio y la situación.

Quizá tengas dudas de si debes usar el emoji marketing y en qué medida. Si no te parece evidente, no te queda más que la prueba y error. Utiliza emojis durante una semana. Deja de usarlos la siguiente. ¿Cuándo has obtenido mejores resultados?

Averigua cómo puedes sacarles el mejor partido, pues los emojis han venido para quedarse. Fíjate que hasta ya se celebra el Día Mundial del Emoji cada 17 de julio🎉🎊🎉. Así que dale duro al emoji marketing. Simplemente tienes que asegurarte de que comunicas tu mensaje con claridad.

emoji paranoia

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Comentario