en Comunicación

¿Cómo evitar ser spam?

A la hora de hacer campañas por e-mail a menudo nos preocupamos más de conseguir un número elevado de correos a los que enviar nuestro mensaje que de elaborar un mensaje efectivo e interesante. ¿Y de qué sirve si nuestro correo no llega? Evitar caer en el saco del spam es clave para tener éxito en campañas de e-mail marketing y para ello necesitamos correos de calidad y que eviten técnicas consideradas oscuras por los filtros de spam.

evitar ser spam

El spam, ese problema con dos caras. No queremos recibirlo, pero a veces no dedicamos mucho tiempo a no enviarlo. El e-mail permite un tipo de marketing segmentado, dirigido al público con cierto grado de interés en lo que contamos. Esta capacidad es la que tenemos que aprovechar. Pero como los humanos hacemos las cosas mal, existen los llamados filtros de spam, mecanismos de los servidores de correo que detectan el correo no deseado o fraudulento y lo neutralizan de forma que no moleste.

Los ISPs califican el correo en base a diferentes prácticas localizadas en partes de un correo, siendo el Remitente y el Asunto las más importantes pero cada vez más también el cuerpo del texto. A estas faltas les asignan una puntuación y cuanto más incurras en ellas, más posibilidades tienes de crear un spam de campeonato.

Como tú, lector de este artículo, no vas a enviar correos a la ligera, te interesa no caer en errores que puedan impedir a tu público leerte. Aquí van algunas cosas que deberías tener en cuenta:

Cosas que evitar en el asunto

  • Usar términos típicos de spam o spam words en el asunto (gratis, oferta, dinero, regalo, crédito, sexo…). Hay muchos más, pero te haces a la idea de que el lenguaje vendemotos está ya muy trillado. Cuidado si introduces términos en inglés también.
  • Utilizar símbolos de exclamación o mayúsculas injustificadas. Cuidado, tu entusiasmo te puede salir caro. Evita también puntos suspensivos interminables y demás. Escribe bien y sin faltas.
  • Usar el símbolo $ o €. Los símbolos en general no dan confianza, los económicos menos.
  • Utilizar las expresiones “Re” o “Fwd”. Puede que lo hagas por error y resulta que se considera un truco para engañar al receptor como si ese correo fuera parte de una conversación previa en la que ya participaba.
  • Utilizar la palabra “prueba”. Este puede ser también un error común a la hora de que una agencia envíe un correo al cliente para que este de el ok y finalmente salga con esa palabra.
  • Ofrecer ganchos que no se correspondan con el contenido del correo. La dificultad está en ser efectivo sin engañar. Y si tu email merece un asunto aburrido, quizá es que debas hacer su contenido más interesante antes de enviarlo.

Cosas que evitar en el cuerpo

  • Todas las mencionadas para el asunto dentro del sentido común. Por ejemplo no va a ser spam por aparecer un par de símbolos de €, si hay 20 igual es otra cosa ya.
  • Utilizar colores chillones en la letra.
  • Usar botones de llamada a la acción excesivamente publicitarios, con colores fuertes o mayúsculas, especialmente con mensajes como CLICK AQUÍ, COMPRA AHORA, etc.
  • No te pases con las keywords. Un correo demasiado insistente en algún determinado término disparará las alarmas.
  • Utilizar un marcado HTML incorrecto o confuso. A la hora de hacer correos en HTML, deberías saber qué es lo que te traes entre manos o subcontratarlo.
  • Hacer que todo el correo sea una imagen con texto incrustado. Como los filtros de spam no leen el texto de imágenes, un e-mail con tan alto contenido de imagen es considerado práctica de riesgo.
  • Igualmente no hagas un correo demasiado largo en texto. Utiliza enlaces a landing pages.
  • Adjuntar muchos archivos. Especialmente si el correo tiene poco o nada de texto. Esto incluye enviar un PDF con la información que sea sin escribir nada en el propio correo. Archivos ejecutables como .zip, .swf o .exe, prohibidos.
  • Usar vídeo, flash o javascript o incrustar contenido dinámico como formularios. Redirige mediante enlaces a esos contenidos dentro de tu web.

dilbert spam

Lo correcto:

  • Aportar tu dirección de correo. Un remitente desconocido es spam automático. No obstante también hay direcciones “from” que se consideran spam ya sea por una apariencia extraña “no humana”, como por ejemplo 87353hxt395@micorreo.com o noreply@micorreo.com Con esta última modalidad lo que ocurre es que los servicios de email no pueden obtener información de la interacción emisor-receptor que también cuenta y mucho a la hora de determina qué es spam y qué no.
  • Que tu correo sea ligero y minimalista desprovisto de contenido innecesario, especialmente imágenes.
  • Pero cuando haya una imagen, incluye su atributo “alt” para que pueda ser leída.
  • Incluir un enlace para darse de baja que sea visible. Y no lo pongas en un color que lo haga prácticamente invisible respecto del fondo, pillín.
  • Incluir datos que generen confianza, como tu dirección de correo postal y teléfono.
  • Del mismo modo, incluye el nombre del destinatario en su campo de forma que los filtros sepan que conoces el nombre de a quién le envías.

Técnica y procedimiento

  • Utiliza mecanismos de double opt-in a la hora de recoger direcciones de e-mail a las que enviar newsletters. Se trata básicamente de que sea el usuario el que activamente indique que quiere recibir correos, una vez en tu web y una segunda por confirmación en su propio e-mail.
  • Preocúpate de que tus receptores estén activos y si pasa mucho tiempo sin que den señales, contacta con ellos para preguntar si siguen interesados u obtener más información de por qué no les interesa.
  • Solicita a tus sucriptores que te añadan a su whitelist o a su libreta de contactos. Así evitarás los filtros de spam.
  • No compres listas de correo ni rastrees webs en busca de emails. Lo primero es legal, lo segundo ilegal, pero ninguna de las dos es buena idea porque esas personas no quieren tus correos y es muy probable que te marquen como spam.
  • No insistas con direcciones que te devuelven el correo. Pueden poner tu IP en lista negra.
  • Si la IP de tu correo es compartida (esto es, está en un servidor compartido) con otra gente que envía correo considerado spam, tu correo podría ser considerado así. Aquí puedes comprobar si hay algún problema y con esos datos puedes plantearte cambiar de servidor.
  • Si envías un correo simultaneo a muchas direcciones de una misma empresa, el firewall de esa empresa puede calificarlo como un ataque de spam.
  • Ofrece un enlace al correo en versión web por si hubiera cualquier problema para leerlo en el cliente de correo. Si tu email es complejo (no debería), ofrecer una versión de texto plano también es buena idea.

spam dilbert

Cabe recalcar la importancia de enviar comunicaciones a gente verdaderamente interesada porque los servidores de correo también miden las interacciones (tasa de apertura, tasa de clicks) para saber si ese correo es deseado. En otras palabras si hay mucha gente a la que enviamos por inercia pero borran nuestros correos directamente, están perjudicando nuestra reputación de cara al Gmail o Hotmail de turno. Como ves, anteponer cantidad a calidad es mala idea.

Ya ves que para el correo aplican prácticamente las mismas buenas prácticas en torno al contenido que en otros soportes. Podemos así sintetizar todo lo visto en 3 escuetas consideraciones que evitarán que tus comunicaciones sean clasificadas como spam:

  1. -Si no quieres ser considerado spammer, no actúes como uno.
  2. -Mantén tus e-mails simples, con buen contenido y buen código.
  3. -Convence con texto, no con trucos.

Una vez que conoces las reglas ya puedes preocuparte de enviar tu correo en el momento idóneo o de utilizar herramientas que te ayudan a detectar errores en tus correos, como esta web, IsnotSpam, que si le envías tu correo te lo analiza o herramientas profesionales tipo Mailchimp que también te da importantes consejos para no incurrir en errores.

Si te ha gustado este artículo tal vez te interese suscribirte al boletín de novedades del blog para recibir contenidos de calidad antes que nadie. Jamás enviaremos spam.

 

Deja un comentario

Comentario