en Diseño

Canva. ¿Diseño para todos?

Canva ha supuesto una revolución para el mundo del diseño digital. Bloggers, community managers y “marketeros” se han visto de repente con el poder de generar imágenes atractivas con las que vender sus ideas. La facilidad de uso de Canva pone el diseño al alcance de cualquiera, pero ¿es Canva para todos? Aquí va nuestra opinión sobre Canva, con sus pros y sus contras.

diseño fácil canva

Canva es una aplicación en la nube que permite crear fácilmente diseños con un acabado de gran calidad visual. Se basa en el uso de plantillas y su personalización mediante drag and drop. Es decir, arrastras las imágenes desde tu ordenador para sustituir las de la plantilla y compones un montaje con imagen y texto o un collage con varias imágenes.

Este artículo, inicialmente pretendía ser una guía de Canva, pero la herramienta es ya tan famosa y su uso tan intuitivo que he preferido ser más honesto y escribir mi opinión sobre Canva, con algunos consejos sobre sus usos y sus límites. ¿Quién, cuándo y para qué debe usar Canva?

 

Para qué es Canva (o para qué no es)

Canva no es una herramienta profesional de diseño gráfico. ¿Por qué digo que no es profesional? Porque los diseños de Canva, por muy variados que sean, no dejan de derivarse de plantillas que, como tú, usa mucha gente. Claro que son estéticamente bonitas, pero un buen diseño trata de comunicar y es difícil lanzar un mensaje coherente y personalizado cuando lo insertas en un marco prediseñado por otra persona que ni conoces.

Así que, para dar mi opinión sobre Canva, lo primero es desmontar esa idea que seguro que habrás leído: “con Canva, es como si fueras diseñador”. Al igual que Microsoft Word no te convierte en escritor, Canva no te convierte en diseñador ni te va a aportar la calidad gráfica de un diseñador, pues esa calidad depende de aspectos que van mucho más allá de la herramienta, como la formación, la experiencia o la atención al detalle.

Eso sí, como herramienta gratuita está genial, es fácil de usar y hasta podríamos decir que es divertida.

 

La facilidad de uso, la gran baza de Canva

A lo que aspira Canva es a hacer fácil lo que para algunos usuarios puede hacerse cuesta arriba. Y lo consigue.

El registro es de lo más instantáneo, sobre todo si lo haces a través de tu cuenta de Facebook o Google. En este caso, podrás más adelante sincronizar las fotos de tus perfiles dentro de Canva, lo que puede venirte bien. Después, un breve tutorial te enseñará cómo funciona y ya podrás ponerte a trastear.

El sistema es muy fácil, eliges diseños predefinidos que incluirán normalmente un fondo y una tipografía y lo personalizas, básicamente cambiando el fondo por otra foto y escribiendo tu propio texto. También puedes cambiar la tipografía, mover los elementos y aplicar filtros, con lo que puedes conseguir diseños atractivos de una forma muy rápida.

Además, una ventaja es que tus diseños se guardan en la nube, por lo que podrás editarlos más adelante si quieres hacer variaciones, una necesidad de lo más habitual en diseño.

opinion canva plantillas

La interfaz de Canva es limpia y visualmente atractiva

 

La versatilidad de Canva y sus límites

Aunque Canva tiene una versión gratuita perfectamente funcional, su negocio está en venderte recursos. Hay fondos e imágenes de uso libre, pero cuando buscas un término -por ejemplo, “perro”- te aparecerán algunas fotos libres y generalmente las de mejor calidad serán de pago. Algo que encuentro frustrante, pues aunque están a precios asequibles, ya se está alterando tu ciclo creativo para hacer una compra.

Canva pone a tu disposición un buen número de filtros y efectos, pero la facilidad tiene otro precio, en este caso más simbólico. Con este modo de trabajo, perdemos la posibilidad de diseñar algo desde cero, directamente de nuestra cabeza al ordenador. Esto rebaja la creatividad pues Canva, paradójicamente, evita que nos enfrentemos al lienzo en blanco y reprime el pensamiento “out of the box”. Al contrario, nos somete a unas pautas para que diseñemos a modo de puzzle. Esto es algo que a cualquier persona creativa le mata un poco por dentro, es como obligarte a diseñar con una versión mejorada de Powerpoint.

En cuanto a los límites llamémosle físicos, no son tan estrictos. Para una cuenta gratuita te permiten 1 GB de almacenamiento que está bastante bien teniendo en cuenta que lo que no uses lo puedes borrar o guardártelo en tu disco duro (aunque no en formato editable).

En cualquier caso y aún pensando que es una herramienta técnicamente fantástica, no le acabo de ver la gracia a la cuenta premium de Canva. Considero que, quien tiene que generar tanto contenido como para plantearse pagar por Canva, tendrá unas necesidades gráficas de alto nivel que una herramienta así no satisface. Es decir, un control más específico sobre cada aspecto del diseño que le asegure crear exactamente lo que quiere y no algo “bonito” en base a unas plantillas.

 

Canva y el Social Media

Lo que sí resuelve a la perfección Canva es la creación de cabeceras e imágenes para social media. Ya sabrás que los tamaños de las imágenes en social media son un quebradero de cabeza pues son diferentes en cada una y además cambian cada cierto tiempo. Las plantillas personalizadas de Canva te permiten olvidarte de todo este problema y crear con agilidad imágenes para redes sociales.

Además, algo que mola mucho de Canva es que cuando hayas ajustado todos los parámetros de saturación, contraste, brillo, viñeta, etc. en una imagen, obtendrás un código de filtro con esos valores. Si quieres crear imágenes a menudo con esa misma apariencia, sólo tendrás que utilizar ese código en vez de volver a configurar todo en cada ocasión.

Y es que no me puedo cansar de repetir que mi opinión sobre Canva es inmejorable tanto en el aspecto tecnológico como en la orientación al usuario casual, que es el que hace uso sólo de apps de social media como Facebook, Instagram, Whatsapp… en este terreno es imbatible.

 

El uso más justificado de Canva

He hecho bastante hincapié en que Canva no es una herramienta ni para diseñadores profesionales ni para obtener ese resultado. Sin embargo, al ser una herramienta de fácil uso y con la que se trabaja en la nube, sí es una gran opción para salir del paso en muchas ocasiones. Por ejemplo en entornos de alta movilidad. Si necesitamos crear un diseño rápido y no disponemos de un ordenador cerca, con sus programas de edición instalados, etc. Canva puede ser un buen salvavidas.

 

Canva y las licencias

Un tema que puede ser peliagudo y en el que es fácil no reparar de Canva es en las licencias. De las licencias libres como Creative Commons hemos hablado mucho ya. Pues bien, en el acuerdo de licencia de Canvas se establece, a grandes rasgos, esto:

  • Uso permitido: material promocional para uso personal (hasta 2000 impresiones), publicaciones o imágenes de perfil en redes sociales, páginas web propias (con limitación de pixeles), ebooks…
  • Uso prohibido: logotipos, posters o plantillas web para vender; también, cualquier material impreso en más de 2.000 unidades

Es decir, quizá las fotografías de Canvas sean increíbles pero no puedes usarlas por ejemplo en una web de e-commerce, ni en cualquier otra web que anime a la compra de ningún producto. Para poder hacer un uso comercial, deberás componer la imagen no con recursos gratuitos de Canva, sino con imágenes propias u obtenidas de algún repositorio de imágenes libres de derechos.

Además, los contenidos de pago son “One Time License”. Esto quiere decir que tú compras una imagen para utilizarla en sólo un diseño. Por tanto, si quieres usar un fondo en 6 diseños diferentes, tienes que pagar 6 veces.

 

Mi opinión sobre Canva: pros y contras

En conclusión, podría resumir mi opinión sobre Canva con estos sencillos puntos.

opinión sobre canva: pros y contras

 

Como reflexión final, Canva es una tremenda solución para quien entre de lleno en la creación de contenido y necesite un apoyo visual. Pero a la larga, si crear diseños va a ser parte habitual de tu trabajo, te conviene aprender a trabajar la imagen digital con programas profesionales como Photoshop o Gimp.

Si utilizas Canva, pero crees que se te empieza a quedar corto, te recomiendo familiarizarte con conceptos básicos del diseño como combinar fuentes o trabajar con el color y sus contrastes.

 

Deja un comentario

Comentario