en Comunicación

Crear un Podcast desde cero, todo lo que debes saber

Crear un podcast desde cero es una tarea que a menudo se sale de nuestra idea de lo que es un blogger clásico. Por eso mismo, es una gran oportunidad para desmarcarte del resto y crear un vínculo mucho más estrecho con tu audiencia. Además es divertido y, con esta guía que te presento, pan comido. ¿Te atreves a hacer que tu mensaje suene de verdad?

crear un podcast desde cero

El fenómeno del podcasting no es nuevo, lleva mucho tiempo coleando. Pero sigue siendo una gran oportunidad para reforzar el trabajo de un blog. Si te has topado con el podcast de algún experto y te ha parecido algo fuera de tu alcance, esta guía es para ti. Tú también puedes crear tu propio podcast desde casa y hacer que tu mensaje resuene en ordenadores y móviles.

 

¿Por qué hacer un Podcast?

¿Quieres hacer un podcast porque todo el mundo tiene uno? No, eso no funciona así. Antes de meterte a ello tienes que estar convencido. Motivos no te faltan para incluir un podcast en tu estrategia de contenidos:

  • Hay menos competencia. El Podcast está muy de moda, pero todavía hay mucha gente que no se ha atrevido a dar el paso. En inglés el formato está muy explotado pero en español aún no tanto y su consumo va hacia arriba.
  • Su consumo es fácil. No se trata tanto de que sea fácil escuchar un podcast, sino de que se puede consumir mientras se realiza otra actividad, como hacer una tarea rutinaria, conducir o viajar en transporte público, hacer ejercicio, etc.
  • La voz genera más autoridad y lo que cuentas se retiene más fácil que leyendo. También hay una sensación de mayor implicación, es decir, hacer un podcast requiere algo más de esfuerzo que escribir un post y eso el que lo consume lo sabe.
  • Creas una relación más íntima con el oyente. Aunque el podcast puede estar más preparado que un post de blog, siempre va a haber una componente de mayor espontaneidad y eso humaniza.
  • Crees que escribir no se te da del todo bien y te parece más directo comunicar con tu voz.
  • De paso, le das a lo que cuentas un aire más desenfadado. Soy de la opinión que casi todos, por no decir todos, los temas, se pueden tratar de una forma menos acartonada.

 

Manos a la obra. Cómo hacer un podcast.

Ok, ya sabemos que un podcast nos puede ayudar a conectar mejor con la gente y además contribuir a no quemarnos escribiendo artículos a cascoporro. Vamos sin más dilación a cómo hacer un podcast.

Para ello voy a separar técnica y contenido. ¿Por qué? Pues porque hay gente con conocimientos técnicos pero insegura a la hora de lanzarse a esa exposición que supone un podcast. Y al revés, hay gente muy entusiasta o experta de ciertos temas, con miedo a que los entresijos técnicos de un podcast se le queden grandes.

Sea cual sea tu caso, verás que todo es más sencillo de lo que parece. Y más divertido, también. Hacer un podcast puede parecer una locura y por eso mismo, es una pequeña aventura muy divertida.

 

El contenido de tu podcast

1. ¿Sobre qué hablo?

En la mayoría de casos, antes de lanzarte a hacer un podcast habrás definido ya tu temática, por ejemplo en un blog. Si no, pues es fácil, habla sobre lo que te apasiona, tu trabajo o tu hobby (que quizá quieras convertir en trabajo). Si en un blog ya se nota cuando algo te gusta o no, figúrate lo que canta si estás hablando de algo que te aburre a ti mismo.

 

2. Saberlo verbalizar (paciencia)

Es fácil que pienses: “ok, me flipa este tema”. Te pones delante del micro, hablas y al segundo tienes que dar a la pausa. Te trabas, no encuentras el vocabulario, no terminas ninguna frase… necesitas saber verbalizar tu entusiasmo y conocimiento. Tranquilo, aprenderás e irás cogiendo soltura. Escucha otros podcasts y fíjate en cómo lo hacen.

De primeras, hablarle a un micrófono es raro, para qué nos vamos a engañar, pero tú piensa que simplemente le estás contando cosas a alguien. No te veas como un locutor, no tienes que ser un profesional de radio, sólo transmitir tus ideas de una forma clara a un grupo de gente interesado en escucharlas.

 

3. La preparación

Por muy espontáneo que quieras ser, no te puedes poner a grabar un podcast a lo loco. Has de pensar lo que vas a decir, ordenar tus ideas y hacerte un esquema con la estructura del programa. A esto lo podemos llamar “escaleta” como en la radio, pero tampoco hace falta que sea formal ni que midamos los contenidos al milímetro. Algunas cosas que sí puedes decidir son:

La periodicidad y duración: Serán la que tú decidas, pero no olvides su relación. Si actualizas mucho, quizá no quieras hacer podcasts demasiado largos. Siempre vale más dejar con ganas. Ten en cuenta que la gente que se descarga un podcast ya tiene la expectativa de que el programa le dure para un rato. Un estándar se sitúa en torno a la hora. A mí personalmente, a no ser que me entretenga mucho, un podcast de una hora -de sólo voz- me parece excesivo y recomiendo algo en torno a la media hora. Luego si yo quiero ya consumiré dos capítulos. Pero es un gusto personal, ¿qué crees que le va mejor a tu audiencia?

La estructura: Generalmente un podcast tiene una entradilla, después entra tu voz con una presentación y luego va el desarrollo. En el trascurso de ese desarrollo puede haber elementos como música o efectos que separen bloques temáticos. Y por supuesto una despedida. Define estos elementos y tenlos bien presentes, para saber qué te toca hacer a la hora de grabar y qué dejas para la postproducción.

Los puntos claves: Tendrás que definir los temas de los que hablarás en cada capítulo para no dispersarte, cosa muy fácil cuando hablamos. Hazte un esquema para que no se te olvide ninguna de las ideas que quieres apuntar y que el oyente te pueda seguir con facilidad. Si al principio estás muy inseguro, redacta las frases pero trata de no leerlas como un loro, ponle énfasis.

Acepta tus errores: Esto es fundamental. Harás tu primer podcast e incluso tras descartar pruebas es probable que te de cierta vergüenza. Podrías mejorar la dicción, la entonación, la exposición del tema, eliminar titubeos… eso siempre pasa. No trates de hacerlo perfecto, porque puedes gastar demasiado tiempo que tampoco vas a rentabilizar. Tus oyentes no esperan que seas un profesional, si has hablado de lo que has prometido, has aportado algo y te has “mojado” a la hora de abordar del asunto, eso es lo que cuenta.

 

La técnica. Más fácil de lo que parece.

A menudo se lee mucho sobre podcasts con mucha teoría, mucho humo y es difícil encontrar las respuestas a cada duda. Por eso intentaré ir al grano de la forma más detallada posible. Vamos al lío y verás que la parte técnica de un podcast sencillo no tiene tanto misterio.

1.- ¿Con qué lo grabo? El micro.

Hoy en día hay muchas alternativas para grabar un podcast, las cuales voy a afrontar en forma de preguntas comunes que aparecen cuando empezamos a indagar.

¿Compro un micrófono externo o vale con uno integrado? Puedes empezar con uno integrado, pero mejor resultado vas a tener con un micrófono externo. Estos últimos puedes colocarlos sobre la mesa de forma que orientas tu voz directamente a ellos reduciendo las interferencias del sonido ambiente.

¿Jack o USB? El tipo de conector no va a tener efecto dramático en el resultado. Cada uno tiene sus manías y los USB suben algo el precio. Mientras tengas conectores libres, no te vuelvas loco con esto.

¿Dinámico o cardioide? Es posible que si miras micrófonos empieces a ver estos dos términos. Si necesitas comprar a precio barato, cógetelo dinámico. Los cardioides son mejores pero muy sensibles (en el sentido de fragilidad y de captación de ruido de fondo) y para grabar en tu casa pueden ser contraproducentes.

¿De qué precio? Si tienes algún micrófono barato, ya sea de pie o de tipo headset (con auriculares), utiliza ese para empezar. Jamás hagas una gran inversión en micrófono a la hora de comenzar un podcast, pues no sabes aún si te vas a enganchar y no querrás dejarte 100 euros para tener un trasto. Alrededor de 10 euros tienes micrófonos que ofrecen un sonido aceptable.

Es importante que revises las opciones del micrófono en dispositivos de audio. Algunos micros tienen opciones que pueden ser útiles en unos casos y engorrosos en otros. Varían entre marcas y modelos, pero suelen ser opciones de reducción de ruido de fondo, de cancelación del eco acústico (reducir el ruido que entra al micro por los altavoces) o la ganancia asignada al micrófono. La ganancia es el volumen con que se graba tu voz, pero una ganancia alta puede significar también mucho ruido de fondo, así que cuidado.

Normalmente lo correcto es tener el nivel de grabación del micrófono a 100, el nivel de reproducción a 0 (para que no nos oigamos a nosotros mismos) y la ganancia a +10.0 db.

 

2. ¿Cómo lo grabo? El software

Nuestro ordenador suele tener su grabadora de sonido, pero con eso no podremos editar nuestro podcast. Hemos de echar mano de programas de audio, como GarageBand o Adobe Audition. Pero sin duda el programa referente del podcasting es Audacity, fácil y gratuito.

Audacity

El funcionamiento de Audacity es muy sencillo y lo utilizaremos en dos pasos a realizar de forma independiente: Grabar y editar.

Cada podcast lo vas a Grabar en un nuevo proyecto, que se compondrá de tantas pistas como quieras. Cada pista es un fragmento de audio e idealmente de una fuente diferente. Así, como mínimo tendrás una pista con tu voz y otras tantas dependiendo de cuantos recursos metas, como una cabecera, una canción, un audio de otra persona, etc.

Para grabar, pulsas en el botón de rojo de Rec y comienzas a hablar. Verás que eso se está grabando en una pista, en la que observarás los picos de tu voz. Cuando termines de hablar o quieras hacer parones, pues lo pausas. La primera vez que lo uses, haz unas pruebas de grabarte y escucharte con el micro, para comprobar que todo va bien.

A la hora de Editar es cuando está la miga.

En el programa, tendrás una línea de tiempo con varias pistas, una debajo de otra. Te podrás desplazar por ellas o ampliar con la lupa y escucharlas. Son fundamentales:

  • La Herramienta de selección (icono de cursor), con la que podremos acotar segmentos para borrarlos.
  • La Herramienta de Desplazamiento, con la que moveremos una pista entera hacia delante o atrás.
  • Silenciar Audio (icono de onda interrumpida) para cuando quieres eliminar algún ruido. También podrías cortarlo.
  • Enlazar Pistas (icono de cronómetro) para cuando queremos borrar segundos de audio en todas las pistas a la vez.
  • El comando Efecto > Amplificar para subir o bajar el volumen de una pista.
  • El comando Efecto > Aparecer progresivamente para hacer un efecto de “Fade In” a la música, o sea, que desde el silencio aparezca poco a poco y no de forma brusca. Desvanecer progresivamente hace lo mismo al contrario, va desapareciendo.
  • El comando Efecto > Reducción de Ruido por si tienes ruido de fondo que no has podido eliminar de otro modo. Primero tienes que seleccionar una muestra del ruido de fondo sobre la que no haya voz y luego aplicar la reducción a toda la pista. No te pases, porque si quitas mucho distorsionará tu voz y parecerás Terminator.
  • Por último los botones “Silencio/Solo” de cada pista. Te permiten escuchar pistas aisladas del resto para poder analizarlas y editarlas mejor.

como hacer un podcast

Una vez dominadas estas herramientas básicas, deberás aplicarlas para corregir aspectos como estos:

  • El volumen del micro: Cada micro tiene una sensibilidad y una ganancia de audio asignada. En Audacity, arriba a la derecha verás una barra verde que oscila al grabar o reproducir. Son los niveles de tu voz. Si ves que está picando hasta el rojo constantemente, estás muy alto. Deberás alejarte un poco del micrófono o, con el comando Amplificar, reducir la ganancia. O aumentarla si no llenas la parte de verde.
  • El volumen de la música: Es común que si metes música, ésta esté mucho más alta que tu voz, lo que puede ser molesto y sobresaltar al oyente. En este caso toca usar el comando Amplificar, pero introduciendo un valor negativo hasta alcanzar un nivel que no destaque demasiado del de la voz.
  • El ruido de fondo: Dependiendo de la sensibilidad del micrófono y la estancia en que grabes puede que haya ruido de fondo. Casi siempre hay algo, pero tenemos que evitar que sea molesto a la hora de escuchar el podcast. Este ruido de fondo se camufla a veces entre el sonido de los ventiladores del ordenador, por lo que lo mejor para detectarlo es escuchar nuestra grabación con auriculares. Lo arreglaremos cambiando la configuración del micrófono, cerrando puertas y ventanas y, cuando no hay otro remedio, con Reducción de Ruido en Audacity.
  • Pops: Se le llaman pops a los golpes que ciertos sonidos oclusivos o explosivos (generalmente el fonema “p”) pueden ocasionar en una grabación. Cuando los pronunciamos, generamos un golpe de aire que puede sobrepasar al micrófono. Se arregla o separándonos un poco del micro o con un filtro antipop, que es una pequeña pantalla que se instala delante del micrófono para matizar este problema.

Cuando tengamos el podcast terminado, lo exportamos a un archivo .mp3 y aprovechamos este mismo paso para meter los tags. Como se usan los tags comunes de audio, podemos poner como Artista el nombre de nuestro blog, como Disco el nombre del podcast y como Canción el nombre (o la temática) del episodio. También estaría bien meterle ya una imagen como carátula pues después nos será requerida. Cocnretamente para iTunes deberá ser mínimo de 1400px x 1400px.

De nuevo, esto es muy importante tenerlo en cuenta: nunca vas a tener una calidad de sonido profesional. No estás grabando en un estudio de radio, estás haciendo un podcast en tu casa. Nadie te va a pedir un alarde técnico y casi todo el mundo comienza sus podcasts con ruidos molestos y cientos de fallos que va corrigiendo poco a poco.

 

Un podcast a varias bandas

Señalar por último que si vas a hacer entrevistas o hacer un podcast colaborativo, la cosa se complica. Tendrás que tirar de Skype, pero el problema es que Skype no graba las conversaciones y además degrada la calidad del audio. Es decir, si yo hablo con otra persona y grabo lo que suena en mi ordenador, yo hablaré claro y el otro probablemente filtrado, con algún micro-corte por la conexión, la corrección de volumen que realiza Skype, etc.

En estos casos lo más recomendable es que cada uno se grabe su parte por separado y juntar las pistas de audio en Audacity. Pero claro, resulta mucho más trabajoso.

 

4. ¿Dónde subir un Podcast?

Una vez tenemos nuestro primer podcast a nuestro gusto, es decir, presentable, tenemos que alojarlo en sitios en los que la gente pueda suscribirse y escucharlo. El más universal es iTunes, pero iTunes en realidad no aloja, sólo propaga. Así que prepárate para un poco de burocracia…

Ivoox es la plataforma líder en podcasting en castellano. Es una buena elección por esto y porque en otros servicios, como Soundcloud, la versión gratuita no nos dará para alojar mucho audio. Si nuestro podcast lo peta, ya analizaremos alternativas, pero para empezar, es lo mejor. Aquí tendremos que crear un usuario y después crear un canal (con el nombre de nuestro blog, por ejemplo).

Luego, cuando subamos un audio, lo haremos a ese canal para que estén así bien ordenados y nuestros oyentes puedan consultarlos. Es importante que los subamos con su imagen de calidad, con una buena descripción, tags, etc.

Mediante Ivoox por web o app nuestros oyentes podrán escucharnos y suscribirse. Pero la mayoría de la gente consume podcasts a través de iTunes. ¿Debemos volver a subirlos? No. Hemos de realizar un procedimiento algo rebuscado pero sólo una vez, cuando publiquemos nuestro primer podcast.

iTunes necesita un enlace a un archivo XML con tecnología RSS, que le informe cada vez que tu publicas un nuevo podcast, para que ellos se hagan eco. Para hacerlo necesitas tener una Apple ID e iTunes instalado. Así que si no eres usuario de Mac, el proceso es un poco más engorroso.

  1. Con iTunes abierto debemos ir a Tienda y dentro de ahí entrar a Podcasts. Por defecto estaremos en “Música” así que pinchamos en ese epígrafe de la barra lateral derecha, que aparecerá debajo de los banners.
  2. Una vez estamos en esa sección, nos aparecerá en esa misma zona el enlace “Enviar un podcast”. Pinchamos, es muy posible que nos vuelva a pedir la Apple ID de nuevo y nos llevará a una ventana que nos pide rellenar un “Canal RSS”.
  3. Volvemos a Ivoox en nuestro caso, entramos en “Mi Contenido” y en “Mis Podcasts” pinchamos en el lapicero que significa Editar nuestro Podcast. En la pantalla que nos abre nos aparecerá el campo “Feed RSS” y a continuación una URL parecida a esta http://www.ivoox.com/tupodcast_fg_f15335181_filtro_1.xml Copiamos.
  4. Pegamos ese enlace en la web de Apple y pulsamos “Validar”. Entonces se nos generará una vista previa con los datos del Podcast. Una vez le demos Enviar, el Podcast quedará a la espera de revisión y en uno o dos días será ya público. ¡Por la gloria de Steve Jobs! ¡Lo hemos conseguido!

Tranquilo, la parte de iTunes sólo habrá que hacerla una vez. Tómate un merecido descanso, sabiendo que a partir de ahora cada vez que subas algo a Ivoox, aparecerá automáticamente en la plataforma de Apple disponible para que todos lo escuchen.

 

Y con este kilométrico hilo de 3000 palabras (posiblemente record del blog), hemos cubierto los aspectos más básicos a la hora de crear un Podcast. Te animo a que lo pruebes y si tienes cualquier duda, no dejes de ponerla en comentarios.

 

Ah sí, queda inaugurado el 🎙️podcast de Reydefine.com 🎙️

podcast infografia

Deja un comentario

Comentario