en Música, Tecnología

Smart streaming, servicios que aglutinan tu música

«¿Deezer o Spotify?» parece ser la pregunta más típica cuando nos referimos a qué servicio de música en streaming preferimos. Pero hay alternativas y lejos de la marginalidad, en algunas se vislumbra un futuro de lo más interesante. Blitzr, Playmoss, Tomahawk… diferentes formas para gestionar una música que ya estaba ahí antes.

alternativas musica en streaming

 

Es un mantra que tiene sentido. En Internet el problema es de sobreinformación, de un flujo de datos que necesitamos ordenar para que pueda ser consultado y consumido. Con la música pasa lo mismo. Los servicios de música en streaming como Spotify o Deezer proponen un negocio basado en el catálogo que consiguen. ¿Tiene esto sentido en un panorama en el que Youtube es el mayor catálogo de música online? Tal vez no.

Por supuesto Youtube es un recurso tan válido para escuchar música de forma ocasional como infernal para hacerlo de forma consistente. Las canciones están desperdigadas, con evidentes problemas de indexación, etc. Por no hablar de que te puedes distraer con vídeos de gatos.

 

Blitzr, una base de datos abierta

Blitzr es una joven plataforma radicada en Burdeos. Para los más music nerds, es un proyecto que surge de tres miembros de la banda de culto doom Year of No Light y esto en parte explica su enfoque y le garantiza un futuro no sabemos si exitoso, pero respetuoso y con las mejores intenciones.

La idea es tan brillante como evidente en concepto y costosa de llevar a cabo. Si hay toneladas de música a disposición de todo el mundo en Internet, ¿por qué no ordenarla de forma clásica? Blitzr organiza la música por grupo y por disco y no sólo eso, sino obteniendo datos adicionales de fuentes abiertas como Wikipedia o Last.fm. El resultado no es otra cosa que una especie de «open spotify».

¿Con qué fuentes trabaja Blitzr? Ya hemos hablado de Youtube, el mayor repositorio musical y seguramente el mayor quebradero de cabeza para Blitzr. Las subidas a Youtube son muy aleatorias en cuanto a calidad de sonido, etc. por lo que filtrar es un trabajo vital para una plataforma que aún se encuentra en beta.

Pero también trabajan con dos fuentes mucho más fiables. Bandcamp y Soundcloud son los medios preferidos por las bandas para colgar su música y también gustan entre los fans por su especialización, su limpieza y su calidad de sonido. Bandcamp es la preferida de los grupos underground. Soundcloud, algo más enfocada al track que al disco, es la preferida por sellos y artistas de renombre, reacios a poner toda su obra en streaming.

Con mucho aún por hacer (acaban de lanzar apps para móviles y tienen pendiente habilitar el scrobbling) seguramente Blitzr tenga que sortear más de una zancadilla de los grandes de la industria, pero apunta a ser la gran alternativa a los gigantes del streaming con un modelo mucho más razonable que iniciativas previas que se movían en zonas grises, como Grooveshark.

 

Playmoss, listas de streaming

Desde Barcelona, el enfoque de Playmoss es diferente, no tan ambicioso. Ellos también trabajan con estas plataformas abiertas de streaming (en su caso son Youtube, Soundcloud y Vimeo) pero su modelo se basa en las listas creadas por el usuario. El concepto aglutinador está ahí, pero esto se trata de que cada uno se haga sus particulares listas de canciones que de otra forma, desperdigadas por Internet, quizá nunca volverías a escuchar. Y por supuesto de compartir esas listas y disfrutar de las que hacen otros, con un componente social basado en la curación musical.

De momento la plataforma está consiguiendo involucrar a entidades musicales del país. Festivales como Primavera Sound, Sonar o Territorios colgaron listas para acercarse a sus carteles de la pasada temporada en la plataforma y también invitan a artistas de renombre a crear listas de invitados. Los últimos han sido la pareja techno berlinesa Modeselektor.

En feiticeira.org, web donde escribo de música, también tenemos cuenta en Playmoss y por mi parte también tengo una cuenta personal, con un recopilatorio «alternativo» de R.E.M. y otro de Superchunk.

 

 

Tomahawk, reproductor open source

Otro servicio que lleva tiempo gestándose es Tomahawk. Se trata de un meta-reproductor que de nuevo juega con la idea de aglutinar diversas fuentes musicales. En este caso, destaca por una ingente lista de servicios de terceros entre los que se encuentran Youtube, Grooveshark, Soundcloud o Jamendo, además de servicios más comerciales como Spotify, Deezer, Beats o Google Play (para conectar estos hay que tener cuentas premium) y por último pero no menos importante, los archivos locales de tu ordenador y de los de tus amigos.

Es un proyecto que ha crecido desde el empeño de unos geeks por lograr un meta-reproductor que se ajuste a los tiempos de la nube, hasta alcanzar un interfaz moderno y un listado de fuentes musicales imbatible. Lo cierto es que me ha surgido a la hora de escribir el artículo y apenas he podido probarlo mucho aún (así que actualizaré con pros o contras), pero promete aunque su tendón de Aquiles parece la estabilidad y la velocidad para servir contenidos de tan diversas fuentes. Seguramente la potentísima banda ancha española tenga también que ver. Aquí uno de sus creadores cuenta en profundidad su funcionamiento.

tomahawk demo

 

Con todos los gigantes de la comunicación y la tecnología (Apple, Google, Amazon, Fnac… ) y por supuesto Spotify y Deezer intentando ordeñar la vaca de la música en la nube con diferentes propuestas, estas alternativas gratuitas e integradoras resultan refrescantes. Pero veremos si pueden ser viables y competir con servicios de pago que parece que se benefician del trabajo del artista y la necesidad de éste de hacer su música accesible al público.

Si el tema te interesa, no dudes en dejar en comentarios tu parecido respecto a estas plataformas. Y por supuesto, si conoces algún otro servicio de música interesante que siga esta senda, me encantaría saber de él.

Deja tu comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.