en Comunicación

Asuntos de email que enamoran 💌

Los asuntos de email son la puerta de entrada a tus comunicaciones de email marketing. Dominar las técnicas que los hacen más atractivos te permitirá aumentar tu tasa de apertura y conseguir campañas exitosas. ¿Por qué tus correos llegan pero no se abren? Aprende a realizar asuntos de email eficaces, que seduzcan a tus suscriptores.

asuntos de email efectivos

La tasa de apertura en una campaña de email marketing es el porcentaje de usuarios que reciben el correo y lo abren. En esto, uno de los factores de mayor incidencia es el asunto del correo, que no deja de ser el titular que invita (o no) a abrir el contenido. Además, nuestros asuntos de email deberán pasar el filtro de la máquina y evitar caer en las redes de la carpeta de spam.

Se estima que el profesional medio recibe unos 100 emails al día. Una locura hacerse ver entre tanta competencia, ¿no? Pues con este objetivo, el de hacer llegar nuestro mensaje a la gente que lo quiere recibir, vamos a desgranar algunos consejos para escribir líneas de asunto, consiguiendo que sean atractivas y así mejorar tu tasa de apertura.

Asuntos que mejoran la tasa de apertura

La empresa líder en gestión de email marketing, MailChimp, ha analizado datos de sus campañas para dar con los ingredientes que llevan a asuntos de email perfectos. La concreción o la transparencia se anteponen a cualquier otra maniobra de seducción publicitaria. Los asuntos que mejoran la tasa de apertura suelen tener estas características:

  • Incluye nombre
    Incluir el nombre del destinatario crea una sensación de vínculo y lleva a mayores aperturas. Si usas Mailchimp, esto lo puedes automatizar con sus etiquetas MERGE. Como es una táctica sobreutilizada, conviene usar con moderación o el truco puede resultar burdo e intrusivo. Personalmente, me hastían las comunicaciones de Change.org que siempre apelan a tu nombre. Y aunque se trate de causas con las que simpatice, generan en mí el efecto contrario.
  • Incluye la ciudad
    Algo menos explotado, los datos de Mailchimp indican que incluir el nombre de la ciudad da buenos resultados. Si se ajusta a tu campaña, no lo dudes.
  • Varía las líneas de asunto
    Es fundamental que vayas cambiando los textos de asunto de tus campañas por varios motivos. Uno obvio, no cansar. Si tu suscriptor recibe el mismo asunto en su correo cada semana, se aburrirá, te dejará como spam o se dará de baja. Pero además tu asunto debe reflejar lo que el email ofrece y por tanto, cambiar con el contenido. Si los suscriptores no tienen pistas sobre el contenido en la línea de asunto, es probable que no abran el correo.
  • Líneas de asunto cortas
    ¿Te parecen pocos los 140 caracteres de Twitter? Pues estrújate los sesos, porque un buen asunto no debe tener más de 50 caracteres. Si es menos, mejor. Esto es así porque escaneamos las líneas de asunto y la que vaya al grano se llevará nuestra atención. No es sólo para ser rotundo y efectivo, es que además los clientes de correo cortan los asuntos largos con puntos suspensivos.
  • Incluye promociones
    Fomentar la participación de tus suscriptores es importante para la buena salud de tu e-mail marketing. Tienes que hacer sentir a tus suscriptores especiales con descuentos, contenido exclusivo, etc. También es inteligente preguntar por su opinión, se sentirán valorados (mejor si se lo agradeces de alguna forma) y tú obtendrás información valiosa para conectar mejor con ellos.
buzon de correo asunto

El asunto de un email viene a hacer el papel del sobre en el correo tradicional

Hacia los asuntos de email perfectos

Como no me gusta hacer hilos ofreciendo sólo una versión de los hechos, he considerado añadir otras características que complementan los asuntos de email eficaces desde otros puntos de vista, como la persuasión, la psicología o, simplemente, no dar imagen de spam.

  • Urgencia
    El proceso de escaneo de una bandeja de entrada puede ser tedioso y nos quedaremos con lo que más nos atraiga. Pero también con lo que se nos presente como una oportunidad que no hay que dejar escapar. Crear un sentimiento de urgencia contribuye a que nuestro e-mail se abra ya. Si se deja para más tarde, hay serio riesgo de no ser abierto nunca. Esto se puede hacer sobre todo mediante promociones, en este estilo:“Inscríbete ya y obtén un descuento del 40%”
  • Novedad
    Otro mecanismo poderoso para ganar la atención es presentar algo como de rabiosa actualidad, algo inédito hasta ahora, algo que te va a permitir estar más al día que nadie, especialmente si es en cosas relacionadas con tu entorno, ya sea geográfico, de amigos, círculo profesional o de intereses, etc. La moda o la tecnología son campos ideales para explotar esto.
  • Verbos de acción.
    A veces es así de simple. ¿Quieres que se apunten a tu curso? Pues díselo en el titular (“Apúntate al curso de knitting para hipsters”). Que el asunto de nuestro correo sea marketing no quiere decir que tengamos que esconder nuestras intenciones, si son razonables.
  • Spam words.
    Hay palabras que debes sopesar antes de incluirlas en tu asunto. No hablo de desterrar pues éste es una especie de mito que a menudo se vende como 100% comprobado y no es así. Sí sabemos que asuntos recargados de estas palabras pueden hacer que nuestro correo se parezca a otros considerados spam y por tanto, encasillarnos como tal, pero no es algo automático si no acompaña a otros indicadores. Hablamos en todo caso de palabras tipo “gratis”, “descuento”, “regalo”, que por otro lado son muy usadas en email marketing. Así que mejor ser creativo pero sin volverse loco.
  • No llamar la atención desesperadamente.
    Esto suele traducirse en asuntos en mayúsculas o muchos símbolos de exclamación. Oye, pero esto no lo hagas ni en el asunto de un email ni en ninguna parte, no me seas. Tampoco uses caracteres especiales que no vengan al caso.
  • ¿Y los emojis?
    Los servidores de correo admiten emojis en los asuntos a día de hoy. Y también los gestores como Mailchimp ofrecen integrarlos de forma cómoda. Los emojis pueden hacer tu asunto destacar en una bandeja de entrada, pero utilízalos con medida, ajustados al mensaje. Por ‘cuquis’ que sean, podrían restar seriedad a tu propuesta. Si los usas, también ten en cuenta que no todas las bandejas de entrada muestran los emojis de la misma manera, por lo que deberías hacer pruebas. ¡Hay emojis que cambian mucho entre plataformas!

Los asuntos son los titulares de tu email

Escribir buenos asuntos de email tiene sus particularidades pero en el fondo no es tan diferente a escribir buenos títulos para tus posts o escribir buenos reclamos en redes sociales. He aquí unas cuantas pautas que los entroncan con reglas conocidas del copywriting más sintético.

  • Números
    Está comprobado que el uso de cifras en las líneas de asunto de los emails llevan a un incremento en la tasa de apertura. Los números hacen de ancla dentro de nuestro escaneo de información, aportan certeza y seguridad.
  • Listas
    Igualmente, como en los titulares, las listas funcionan. Y aunque estemos cansados de leer ya cosas tipo “Las 10 mejores formas de conseguir tráfico” o “Los 6 cuidados que tu barba necesita”, lo cierto es que siguen funcionando. Nos ofrecen la sensación de meta, de que una vez que sigamos X sencillos pasos, controlaremos la materia por completo.
  • Preguntas, respuestas y claves
    Los asuntos que indiquen preguntas, ya sean con interrogantes o de forma indirecta -o encierren enigmas que van a ser resueltos dentro- apelan a nuestra curiosidad. Si el tema nos interesa y la pregunta merece la pena (es original, pertinente, etc), le daremos una oportunidad seguro. Así pasa también con los tutoriales y las promesas de que el suscriptor va a adquirir un conocimiento valioso.
  • Claridad y simpleza.
    Que tu asunto exprese con palabras simples y recoja de forma directa lo que hay dentro. Puede que el clickbait (cebos para hacer click) funcione en otros contextos como las redes sociales, pero si engañas a tus suscriptores lo acabarás pagando. Y pensarás, ¿cómo combino esto con un asunto seductor? Nadie dijo que fuera sencillo, pero míralo por este lado, dependes de lo que ofreces. Si ofreces algo seductor, podrás tener un asunto seductor.

Tasas de apertura y otros “asuntos”

En la tasa de apertura aparte del asunto propiamente dicho influyen otros factores que ayudan a conformar la experiencia de usuario en la recepción de tus correos. También conviene tenerlos en cuenta a la hora de crear una campaña de e-mail marketing.

  • Mantén el interés de tus suscriptores
    El éxito de tu campaña depende de la forma en que tú mantienes el interés de tus suscriptores a lo largo del tiempo. Crea el contenido, incluso las líneas de asunto, que atrae a tus suscriptores y corresponde a sus expectativas.
  • Nombre del remitente
    Tómate tu tiempo para pensar quién aparecerá como emisor de tu email. Los suscriptores no abrirán emails de personas o empresas que no reconocen. Utiliza un nombre reconocible y sé fiel a él en tus comunicaciones.
  • Segmenta 
    Una de las claves del email marketing es la segmentación. Separando tus usuarios en diferentes grupos, podrás enfocarte mejor a sus necesidades. Y esto también se reflejará en asuntos diferentes, seguramente haya palabras clave que enamoren a unos y aburran a otros.
  • Pruebas A/B
    Las pruebas A/B son simplemente probar dos versiones y ver cuál funciona mejor. ¿Dudas entre dos asuntos distintos? Envía uno al 50% y el otro al resto de tu lista y mide las tasas de apertura. Aprenderás mucho sobre lo que mejor funciona con tus suscriptores.
  • Frecuencia de envío
    Establece una frecuencia de envío regular. Ello no es óbice para que hagas promociones especiales al margen de la dinámica rutinaria pero no envíes 3 mensajes una semana y el siguiente al de un mes. Simplemente da mala imagen y necesitas alimentar una relación fluida con tus suscriptores. Ya sabes que el tema de las horas de envío en email marketing es también muy importante.

infografia asuntos de email

Los asuntos de email en plan TL;DR 

  1. Conoce a tu audiencia. Sabiendo a quien te diriges, el sentido común determinará gran parte de lo que debes y no debes hacer en un asunto, de lo que llamará más la atención, etc. En una de los primeras entradas que escribí en este blog, traté la paradoja de que a menudo enviamos nuestras movidas sin ponernos en la piel de quien las recibe.
  2. Sé breve y directo. Al grano, sin aburrir y dejando claro la llamada a la acción. Es decir, lo que quieres conseguir que haga quien abra el email, desde hacer una compra a simplemente enviarte tráfico a contenido.
  3. Prueba. Nadie nace acertando. Prueba y mide. Si te sale fatal, cambia y mide. No te achantes.

Sobre todo eso, no te desanimes. El email marketing es tan poderoso como imperfecto. Muchos e-mails se quedarán sin abrir, esto es normal y pasa en las mejores familias. Pero aplicando los consejos de esta entrada, estoy seguro de que aumentarás tus tasas de apertura y conseguirás campañas mucho más eficaces. Si ya haces e-mail marketing te invito a que nos cuentes en comentarios tus pequeños trucos para conectar con tus suscriptores a través de tus asuntos de email.

No podía terminar este artículo sin proponerte que te suscribas a mi newsletter para recibir contenidos de calidad antes que nadie. Jamás recibirás spam, te lo juro por Doge.

Deja un comentario

Comentario