en Comunicación, Tecnología

Permalinks, enlaces para humanos

En un blog cuenta todo. Contenidos de primera línea, imágenes de calidad… pero, ¿cómo presentas tus artículos? Las URLs extensas y de apariencia robótica echan atrás al más valiente. No pasa nada, los permalinks están aquí para que nombres tus enlaces a tu conveniencia.

permalinks enlaces amigables


A la hora de diseñar cualquier sitio web, los permalinks son un punto clave a tener en cuenta. Son aliados para nombrar nuestros contenidos de una forma accesible y que despierte simpatías en el lector. También inciden en el SEO. Llamamos “permalinks” a los enlaces permanentes que apuntan a un artículo de nuestro blog facilitando el acceso directo a este.

 

¿Cuál es la diferencia con un enlace normal?

Los enlaces comenzaron siendo permanentes, ya que hacían referencia a un archivo estático almacenado en un servidor. Es decir, este artículo, hace 10 años sería un archivo llamado “permalinks.htm” que yo habría creado previamente con un programa de edición web visual o un editor de texto. Pero con la aparición de los contenidos dinámicos, la información comenzó a guardarse en bases de datos, de modo que el recurso ya no es físico sino una especie de rompecabezas que se genera en el momento de ser requerido. Así, un permalink permite identificar ese recurso digamos, etéreo, de una forma similar a la tradicional.

 

Google y permalinks

El uso de los permalinks no es una cuestión de estética. Google, que siempre dice menos de lo que calla, avisa de esta forma en su guía SEO de optimización para buscadores:

 If your URL contains relevant words, this provides users and search engines with more information about the page than an ID or oddly named parameter would.

Es decir que con una estructura semántica, nuestros enlaces ofrecerán información relevante, keywords que avisarán a Google de qué va el artículo y que por tanto nos posicionará mejor para esa búsqueda. En resumen, buenos permalinks ayudan al SEO.

 

Humanos y permalinks

A estas URLs se les llama amistosas y es por algo. Todos somos más receptivos a una URL corta y con palabras reconocibles que a una larga cadena de números y símbolos ilegibles. La primera nos parecerá natural, humana, fiable, mientras que la segunda será aleatoria, robótica, sospechosa a nuestros ojos. Este es un primer paso que ya puede llevar al rechazo de un enlace, pero hay más, porque la información que pueda contener nos llevará a decidir si merece la pena clicar en él.

Otra dimensión fundamental para nuestro blog es la recepción de enlaces. Una URL numérica será mucho menos atractiva para otro bloguero de cara a enlazarte. Además, si incluimos keywords en la URL, es probable que los enlaces que apunten a nosotros utilicen esas keywords como “anchor text”, lo que nos puede traer un impacto positivo. Parecido sucederá en redes sociales, un enlace amable será más compartido e inmediatamente identificado.

beneficios permalinks

Customizando nuestros enlaces amigables

Hasta ahí la teoría a grandes rasgos, pero lo que nos interesa de los permalinks es que nos permiten cambiar la URL a nuestro antojo. Hay que decir antes de nada que los permalinks son una parte fundamental de la estructura de nuestra web o blog y que su configuración, debe ir de la mano con un uso inteligente de la taxonomía, es decir, de las categorías y etiquetas.

 

Estructura de un permalink

La estructura de un Permalink en WordPress está compuesta por 3 partes básicas. La primera es el dominio que será, lógicamente común a todos nuestros enlaces. Después llegarán los parámetros automatizados, como los formatos de fecha o nombre de autor. Y finalmente lo que se llama el ‘slug’, que es la parte del enlace que hace referencia al contenido del artículo, ya sea título o palabras clave.

permalink estructuraEl slug por defecto toma el título del artículo, elimina los caracteres especiales y cambia los espacios en blanco por guiones puesto que estas no aportan valor como keywords. En cualquier caso, el slug podemos (y debemos) customizarlo a nuestro antojo para cada artículo.

 

WordPress y los permalinks

WordPress cuenta con una serie de presets para la estructura de nuestros enlaces permanentes. Hablamos de WordPress.com descargado e instalado en nuestro servidor, porque WordPress.org está limitado al formato dominio/dia/mes/año/slug siendo precisamente esta última parte la única que podremos cambiar.

Esto es importante tenerlo en cuenta si empezamos un blog gratuito en esta plataforma y después queremos migrarlo. Por ello, aunque la estructura de permalinks puede ser cambiada con mayor o menor trauma, lo mejor es tener claro cuáles son nuestras necesidades a la hora de abrir un blog y configurarlos desde el comienzo.

Aquí debajo tienes las opciones que se despliegan en Ajustes>Enlaces Permanentes y a continuación las comentamos:

permalinks wordpress

Predeterminado y Numérico: Hay que huir de ellos pues no aportan información y además son feos. La primera opción viene por defecto y hay que cambiarla. La otra es algo más refinada y podría servirnos si queremos numerar los posts, pero es una necesidad poco habitual.

Fecha: Su uso tiene pros y contras. Nos da una ruta más larga pero dependiendo del tipo de blog, puede que sea información útil. Tenemos 2 opciones, una que refleja día/mes/año y otra de sólo mes/año. Si queremos incluir el dato de fecha, decantarse por una u otra dependerá del ritmo de actualización de nuestra web.

  • Si es un blog de noticias con varias entradas al día, es posible que nos interesa la fecha concreta ya que estaremos publicando información por lo general muy ligada a la actualidad. Esta opción es la que usan los blogs alojados en WordPress.com
  • Si por el contrario tenemos uno, tres o diez posts al mes, seguramente podremos prescindir de mostrar el día en la url ya que no aportará demasiado al lector identificar desde la url si el artículo es del día 3 o del 21 del mismo mes.

Nombre de entrada: Como ves en la captura de arriba, este blog usa la estructura que sólo incluye el nombre de la entrada tras el dominio. Analicé las características de mi blog y llegué a la conclusión de que la fecha no era necesaria ya que al ser un blog personal ni el ritmo de publicación iba a ser muy loco ni me iba a dedicar a la estricta actualidad sino a tratar temas más intemporales en profundidad.

Con esta opción, además de quedarnos con una URL corta, nos aseguramos que la controlamos en su totalidad. Es decir, por defecto la URL cogerá el valor del título, pero en cada post podremos cambiarla manualmente de forma que el título es por ejemplo “Permalinks, enlaces para humanos” y como a mí no me interesa toda esa cadena de texto, me quedo sólo con “/permalinks”.

Si las opciones predefinidas no satisfacen tus necesidades, puedes elegir estructura personalizada y allí jugar con las etiquetas que ofrece WordPress para crear tu propia estructura. Son estas:

 %year%
    Año del post en formato 4 digitos. Ej: 2015 

 %monthnum%
    Mes en numérico. Ej: 04 

 %day%
    Día. Ej: 27 

 %hour%
    Hora 

 %minute%
    Minuto 

 %second%
    Segundo

 %post_id%
    El identificador numérico del post. Ej: 423 

 %postname%
    Slug creado a partir del titulo del post, aunque modificable a la hora de escribirlo
    Ej: "Bonitos Enlaces" crearía el slug "/bonitos-enlaces". 

 %category%
     Lo mismo, pero usando la categoría del artículo. Incluye subdirectorios por subcategorías. 

 %author%
    Nombre del autor.

Adicionalmente, WordPress nos permite personalizar estructuras para las URLs de categoría o etiqueta.

 

Migrando Permalinks

Los permalinks suponen una reescritura de la estructura de toda nuestra web y debemos tener cuidado al manipularlos, pues un mal cambio podría dejarla inaccesible o repleta de errores 404 (enlaces rotos). Por ello, conviene saber que los cambios en la ruta de los enlaces se realizan a través del archivo .htaccess que podrás encontrar en la raíz de tu web. Si algo no funciona bien, ahí puedes localizar que parámetros están aplicándose. La documentación de WordPress te puede ayudar, pero ante la duda, consulta a tu empresa proveedora de hosting, ya que los códigos de redirección no son complejos pero pueden variar según la configuración del servidor.

 

Controlar bien los enlaces permanentes ayuda a tener un blog mucho más limpio y estructurado, generar mayor confianza y además ayuda al posicionamiento. Para un mejor efecto, recomiendo una vez más, revisar nuestra taxonomía y con ambos aspectos tendremos un blog con una estructura de campeonato.

 

Deja tu comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.