en Tecnología

Plugins de WordPress. Una importante elección

Algo fundamental para todo sitio web hecho en WordPress son los plugins. Se trata de módulos que añaden nuevas funciones a tu sitio para crear la potente herramienta que sustente tus jugosos contenidos. Hay muchos y muy variados, pero ¿cuáles usar? ¿cómo elegirlos? Moverse en la jungla de plugins de WordPress sin perderse ni arruinar tu web, es un arte.

elegir plugins de wordpress

Qué son los plugins de WordPress

Un plugin es un pequeño programa (fragmento de código) que adjuntar a tu WordPress para aumentar sus capacidades. El esqueleto de WordPress es muy sencillo, para que cada cual le ponga nuevas piezas y lo adapte a sus necesidades. Añadiendo plugins puedes disponer de estas nuevas funcionalidades de forma sencilla y sin saber nada de desarrollo web.

Instalando plugins

Una vez instalas WordPress, tras ocuparte de configuraciones básicas como los permalinks o la taxonomía, lo normal es que tu proyecto te pida instalar plugins. Hay algunas necesidades muy imperantes, como agregar botones sociales o mejorar el SEO.

Es posible que aquí te preguntes, ¿y por qué funcionalidades tan básicas no vienen ya instaladas? Lo cierto es que, aunque es lo habitual, no todos los blogs buscan llegar a más audiencia. Tomemos como ejemplo un blog educativo en el que un profesor publica materiales para su clase. No necesitaría que eso se posicione en Google. Aún así, existe un metaplugin, Jetpack que aglutina muchas de las necesidades del usuario común. Es un metaplugin algo controvertido con sus pros y sus contras.

El estado de los plugins de WordPress

WordPress tiene una extensa comunidad de desarrolladores que trabajan en plugins para esta herramienta. Esto es genial y muy conveniente, sobre todo porque nos permiten acceder a múltiples recursos gratuitos. Pero también trae la parte negativa de que cualquiera puede trabajar en un plugin. El resultado es una variedad de plugins aterradora para el usuario menos experto. Hay un gran número de plugins y poca consistencia, en el sentido de que hay herramientas muy profesionales, herramientas de andar por casa, plugins muy poderosos, otros que lastran tu sitio, unos más compatibles, otros menos… elegir es una tarea ardua.

Los plugins de WordPress y el rendimiento

En esa elección, el rendimiento será nuestra mayor preocupación. Las posibilidades que abren los plugins para tu sitio web vienen a cambio de un coste, incluso aunque hablemos de plugins gratuitos. Se trata del rendimiento, algo fundamental en tu sitio web.

En efecto, una acumulación de plugins puede repercutir en tu rendimiento. Que tu web irá más lenta, vaya. Y eso no gusta ni al visitante ni a Google. Pero esto no es matemática pura y cada plugin es un mundo.

Entonces, ¿cuántos plugins instalo?

Existe cierta obsesión con el número. Verás muchos artículos hablando de que no hay que pasar de cierto número de plugins de WordPress. Pero esto es sólo una simplificación para que no ensucies tu web con código deficiente. Ya sabes que un plugin es un fragmento de código. Éste código puede ser pequeño o extenso y puede estar escrito de modo eficaz o ser un poco chapuza. Así que puedes tener 6 plugins y que 1 consuma igual que los 5 restantes.

wordpress-plugins-factcheck

Nuestra compañera Ana hace un factcheck sobre el tema de instalar plugins

Una razón por la que sí te interesa mantener los plugins al mínimo es la siguiente: evitar posibles conflictos entre ellos. Cada plugin está diseñado para integrarse bien con WordPress pero las combinaciones entre diferentes plugins son casi infinitas y el resultado, impredecible. Utilizando plugins populares, mantendrás este riesgo muy bajo.

Entonces, aunque definitivamente no te conviene tener 40 plugins, la pregunta no es cuántos sino cuáles. Afortunadamente en una comunidad como WordPress, los buenos plugins son los que suelen salir a la superficie. Los plugins de WordPress más usados, los que los expertos recomiendan, los que encontrarás en las listas de “imprescindibles”… serán casi siempre plugins en los que puedes confiar.

De modo que la fórmula mágica para elegir buenos plugins es esta:

  • Informarse: En Internet podemos leer cientos de opiniones de usuarios de WordPress, desde desarrolladores a simples blogueros ofreciendo testimonios sobre los plugins que han probado y cómo afectan a su sitio. Es información que, contrastada, resulta muy valiosa. Además en el directorio de plugins, puedes fijarte en estos datos:
    • Número de descargas
    • Puntuación
    • Reseñas
    • Fiabilidad o trayectoria del desarrollador
    • Si se actualiza periódicamente
  • Probar: La última palabra la tienes tú. Porque siempre que hay contendientes fuertes, cada uno tiene algo mejor que el otro. Ya sea uno para usuario más novato y otro más experto, para páginas grandes o pequeñas, en servidores rápidos o lentos, etc. Instalar plugins es sencillo, pruébalo y si te convence y no te parece que sea un lastre para tu web, quédatelo. Si no, el siguiente.

Mi recomendación es que combines ambas. Sería ridículo instalar todos los plugins sociales que existen, sólo por probar. Busca plugins en función de tus necesidades y lee lo que los usuarios dicen de ellos. Esto generalmente te llevará a, como mucho, dos opciones. Un caso paradigmático es la eterna lucha de WP Super Cache contra W3 Total Cache. Yo los probé y terminé usando el segundo, pero eso no quiere decir que sea el mejor para ti. Aunque tranquilo, normalmente hay claras opciones ganadoras.

Los plugins backend y los plugins desactivados

Existe cierto tipo de plugins conocido como plugins backend. Esto quiere decir que funcionan en la parte de administrador, es decir que no tienen efecto perceptible para el visitante. Por ejemplo puede ser un plugin de calendario editorial que sirve para que el autor del blog se organice, pero el visitante no accede a eso.

Otra cosa interesante es que puedes tener plugins en WordPress instalados y desactivados. No es algo recomendable, no cometas el error de pensar que esto sirve para instalar 100 plugins y activar sólo los que quieres en cada momento. Pero sí puedes utilizarlo para tener plugins útiles pero no necesarios para el funcionamiento cotidiano de tu web. Rizamos el rizo citando Plugin Performance Profiler (P3), un plugin que analiza el rendimiento de los plugins de tu instalación. Se trata de un plugin que no necesitamos tener activo salvo cuando queramos hacer un test. De modo que podemos desactivarlo luego con tranquilidad.

plugins de wordpress, como elegir

Elige tus plugins. Cosas a tener en cuenta

  • Piensa en lo que necesitas y no en caprichos. No cometas el error de ver algo “chulo” que se hace en tal web e ir a instalarlo sin valorar antes lo que aporta a tu sitio.
  • No acumules demasiados plugins. Puedes establecer un número cerrado de modo que si quieres instalar nuevos, tengas que decidir de cual deshacerte.
  • Elígelos en función de su solidez y uso contrastado por otros usuarios
  • Mantenlos actualizados, no te expongas a riesgos de seguridad. Incluso si están desactivados. Actualiza o desinstala.

Y eso es todo, hemos visto como la mitología alrededor de los plugins en WordPress es fácil de simplificar. Piensa en lo que necesitas, busca, criba e instala. Y verás como despega tu web. ¡Buen viaje!

Deja un comentario

Comentario